Los procesos de alimentos en época de COVID 19
may 11, 2020 Blog

Los procesos de alimentos en época de COVID 19

Uno de los principios en los que se basa el derecho a recibir alimentos es la proporcionalidad que debe existir entre, los ingresos de la persona obligada a suministrarlos y las necesidades de quienes deben recibirlos.

La pandemia que azota al planeta, y el estado de emergencia decretado por la mayoría de los Estados, ha provocado el cierre de muchas empresas e industrias, algunas temporalmente, otras tal vez, definitivamente.  En ese mismo orden de ideas, todas aquellas actividades informales mediante las cuales, se pone en marcha la economía del país, también se han visto mermadas, ante el inminente control de la movilización de las personas, debido a la cuarentena total.

Esta situación ha disminuido los ingresos de las personas, afectando su solvencia económica, con lo cual se limitan sus condiciones de vida en general, lo que se traduce en la imposibilidad de cumplir con sus obligaciones y compromisos crediticios frente a terceros, aunado a que la satisfacción digna de su propia subsistencia, también ha mermado.

Es evidente que, muchas de las personas que mantienen obligación de prestar alimentos a sus hijos e hijas, posiblemente se encuentran con menoscabo o perdida de sus ingresos económicos, sea por reducción de la jornada laboral, suspensión temporal del contrato de trabajo, finalización de la relación laboral o bien por el cierre definitivo de su lugar de trabajo.  Ante estas situaciones, el derecho a percibir los alimentos se afecta con el consecuente menoscabo de aspectos necesarios para la subsistencia de la niñez y adolescencia.

En la actualidad, el Órgano Judicial mantiene los términos suspendidos lo que se traduce en un escollo para acceder a la jurisdicción de familia a gestionar desacatos por incumplimiento en el pago de pensión o bien para solicitar la modificación de ésta, en virtud de existencia de alguna causa justificativa que así lo permita.

Es menester indicar que, ante este panorama, consideramos que el mecanismo más idóneo para reforzar la responsabilidad positiva y mantener la armonía en la familia, sería buscar una alternativa a la solución del conflicto, mediante el dialogo y/o intervención de un tercero neutral e independiente.  Esto permitiría que se cumpla con el derecho del niño o niña, dentro de la nueva situación que vive, la persona obligada a prestar alimentos, durante el período de persistencia del menoscabo en el ingreso.

Ahora bien, ello no es óbice para que una vez levantada la suspensión de términos, quien represente al niño o niña, acuda ante el ente jurisdiccional que fijo la pensión, a presentar la solicitud de desacato, en caso de incumplimiento, durante el período de cuarentena.

La persona que mantiene la obligación de pagar la pensión alimenticia, deberá justificar las razones de su incumplimiento, mediante el aporte de material probatorio que así lo demuestren.  Además, debe presentar la propuesta mediante la cual las sumas adeudadas, serán satisfechas consignado el plazo para su cumplimiento.

Corresponderá al ente jurisdiccional determinar si existió o no causas que justificaron el incumplimiento de la obligación alimentaria.  Si la persona obligada no demuestra justificación ante el no pago de la pensión, corresponde aplicar la sanción que corresponda de acuerdo a lo normado en la ley general de alimentos.  Al respecto, es importante resaltar que, será imperativo al adoptar la decisión, la observancia de las directrices emanadas del MINSA y el Sistema Penitenciario.

Para acceder o no a las solicitudes de modificación o suspensión de pensión alimenticia previamente fijada, con sustento en el cambio de la situación económica a raíz del COVID 19, será necesario acudir a la vía incidental de forma que se minimicen los riesgos de afectación de los usuarios de la administración de justicia.

Los hijos e hijas menores de edad, los mayores de edad con derecho a recibir alimentos y las personas adultas o con discapacidad; requieren de la satisfacción del derecho de alimentos, para su subsistencia desde el punto de vista intelectual, biológico y cultural.  Ante la pandemia, las personas obligadas en algunos casos, se encuentran en situación económica distinta a la que mantenían al momento en que se estableció la obligación alimentaria.

Es por ello que, exhortamos a quienes se encuentren ante esta situación,  que se avoquen a una solución alterna para resolver la falta de cumplimiento de la obligación, tendiendo canales de comunicación,  utilizando la vía del dialogo,  para lo cual estamos en capacidad de facilitar ese proceso, en aras  del interés superior de sus hijos e hijas.

Etiquetas:

, ,